© 2017 BIENESTAR GLOBAL INSTITUTE

Creado por Bienestar Institute Global

  • BIG Bienestar

El estrés positivo en las empresas


Un cliente insatisfecho, un proceso mal elaborado, un proyecto innovador o una meta que lograr, son algunas de las causas que pueden generar estrés en la empresa. Para muchos, esto no debería ocurrir solamente en casos de fuerza mayor. Sin embargo, el estrés si es necesario en las empresas, solo hay que saber cómo enfrentarla positivamente y que genere resultados.


Isavia Consultores, en una de sus infografías publicadas en una red social, destaca que el estrés positivo MOTIVA, ya que permite que los colaboradores se enfoquen hacia el objetivo. Es a CORTO PLAZO, lo cual permite afrontar y mejorar el RENDIMIENTO.

Isavia Consultores recomienda lo siguiente para conseguirlo:


Temporiza: Calcula los tiempos de trabajo necesarios para cada tarea. Deben considerarse la cantidad y calidad de trabajos que se solicitan a los equipos. Es muy importante recordar los descansos para asegurar e incentivar la productividad de los colaboradores.


Considera la carga de trabajo a cada persona y valora la dificultad del mismo. Observa la cantidad de trabajo o atención que un trabajo o tarea puede generar.


Participa con el resto de los colaboradores en las decisiones que les afecten. Un entorno participativo es mucho más productivo y beneficioso para el día a día.



Describe un plan de trabajo claro y objetivos claros que sean realistas con el desarrollo de la compañía.


Presta atención: observa las posibles necesidades que tengan los miembros de tu equipo de trabajo.


Analiza como cualquier proyecto debemos realizar un análisis de los puestos de trabajo y sobre el nivel de exigencia para cada uno de los implicados.


Prioriza. Da autonomía a las personas, da la posibilidad de autogestión del trabajo y de la planificación del mismo.


Examina qué puede ser aquello que repercuta a las personas que componen la compañía directamente, investiga cómo puede ser la organización de las tareas de cada uno.


Pregunta qué necesidades requieren los responsables de una tarea o trabajo. Ellos serán quienes mejor te puedan indicar qué se requiere y lo que menos estrés malo genera.


Evita ambigüedades: es habitual escuchar que un colaborador no sabe quién hace qué en la empresa. Aclara las responsabilidades y tareas dentro de la compañía y adapta tareas según el nivel de captación y aprendizaje.


Preocúpate por las personas que componen cada departamento. El talento está ahí y están esperando que le des luz a como responsable preocúpate por hacer que brille.

28 vistas